DR. CLAUDIO FERMANI (MAAC - MSACP)

DR. RUBEN BALMACEDA  (MAAC - MSACP)



CALENDARIO




SINTOMAS MÁS FRECUENTES DE ENFERMEDADES DE COLON, RECTO Y ANO.

SANGRADO ANAL:
Este es un síntoma que suele ser alarmante, y las causas son variadas, lo que hay que tener en cuenta es, si es una pequeña cantidad se sangre fresca (rojo rutilante) que aparece durante la defecación o luego al higienizarse, o si es sangre de color más oscuro, con coágulos, que incluso a veces es evacuada sin presencia de materia fecal. 


En el primer caso generalmente se trata de sangrado ocasionado en las hemorroides o una fisura anal, en el segundo caso se debe sospechar que su origen está en el recto o el colon, pudiendo tratarse de hemorroides internas, pólipos, divertículos o tumores.
En ambos casos debe consultar con el proctólogo ya que aunque la mayoría de las veces son episodios leves y de tratamiento sencillo, existe la posibilidad de que el cuadro aumente en su severidad, produzca anemia e incluso sangrados masivos que ponen en riesgo la vida, y además siempre se debe descartar al cáncer de colon y recto como causa de este cuadro clínico.


Otro caso es el de la hemorragia digestiva de origen más alto (estómago, intestino delgado y a veces colon derecho) porque la sangre va siendo digerida al pasar por el tubo digestivo, donde usted va a notar que la materia fecal es de color “negro petróleo y olor fétido”, esto se llama melena y debe consultar precozmente porque puede tratarse de sangrados de gran cantidad que pueden poner en riesgo su vida.


DOLOR ANAL: 


El dolor anal responde a diversas causas y suele estar asociado o no al sangrado anal. Si usted nota la presencia de una tumoración (zona inflamada y endurecida) localizada y dolorosa, generalmente se trata de una trombosis hemorroidal, la que dependiendo el tamaño y la severidad de los síntomas puede requerir cirugía o tratamiento médico y control.
Si el dolor es intenso asociado a inflamación más difusa y a veces con calor en la piel o fiebre, puede corresponder a un absceso perianal (colección de pus), cuadro que requiere cirugía de urgencia.
Si el dolor aparece luego de defecar, es intenso, a veces con un pequeño sangrado, y luego va disminuyendo gradualmente y se repite en cada acto evacuatorio, puede tratarse de una fisura anal, enfermedad que puede responder a tratamientos locales o necesitar cirugía, según el tiempo de aparición (fisura aguda o crónica) la presencia de enfermedad hemorroidal asociada o la evolución.
También producen dolor, los prolapsos hemorroidales, sobre todo cuando no se pueden reducir (volver a ingresar las hemorroides al recto) pudiendo a veces desarrollar un cuadro de gravedad llamado “fluxión hemorroidal”, que es una inflamación severa con intenso dolor, generalmente acompañada de secreciones y sangrado, que requiere tratamiento médico inicial, con internación en la mayoría de las ocasiones, y según la respuesta al mismo se evaluará la oportunidad de la cirugía.
También son causas de dolor las fístulas perianales, algunas infecciones como el herpes perianal, que causa vesículas y ulceras, entre otras múltiples enfermedades, sin dejar de lado al cáncer de ano que también puede provocar dolor.
Por lo tanto si usted tiene dolor anal o perianal, debe consultar con el proctólogo ya que muchos de estos cuadros si no son diagnosticados a tiempo y tratados correctamente pueden evolucionar de forma desfavorable.


SECRECIÓN ANAL:


La presencia de secreciones por ano o de zonas perianales (alrededor del ano) ocasiona manchas en la ropa interior, salen generalmente de forma involuntaria y pueden deberse a diferentes causas.
Si la secreción es con aspecto de moco y sin olor y sale por ano, puede corresponder a presencia de pólipos en el recto, a veces de gran tamaño, y también se debe descartar el cáncer de recto. Otras veces se debe a procesos inflamatorios como rectitis que responden a tratamientos locales. También la presencia de hemorroides internas que permanecen prolapsadas puede ocasionar este síntoma al igual que algunas infecciones del canal anal.
Si en cambio usted nota salida de pus a veces con mal olor en una zona cercana al ano, generalmente se trata de una fístula perianal, y suele existir el antecedente de haber tenido previamente un absceso perianal. La resolución de una fístula perianal la mayoría de las veces es con cirugía.
En todos estos casos, que son los más frecuentes, debe consultar con el proctólogo, ya que cada uno requiere un tratamiento específico.


CAMBIOS DEL HÁBITO INTESTINAL:


cada persona suele tener un hábito evacuatorio, que en general va desde defecar dos veces al día hasta dos veces por semana, como verá es muy variable y la “normalidad” está definida en si usted se siente cómodo, no tiene dolor al defecar, no tiene que realizar pujos excesivos, o no siente sensación de distención (hinchazón) del abdomen.
cuando usted percibe que su frecuencia evacuatoria cambia sin razón alguna (a veces una trasgresión alimentaria o la ingesta de determinados alimentos pueden ocasionar diarreas o constipación siendo episodios agudos y limitados), sin que usted haya hecho cambios drásticos en la dieta u otros hábitos de vida, debe consultar ya que es un síntoma que aunque la mayoría de las veces se debe a problemas funcionales del intestino grueso que se tratan con dieta, actividad física y algunos medicamentos, otras se debe a enfermedades específicas como el chagas que produce dilatación del intestino y constipación, estrecheces del colon ocasionadas por procesos inflamatorios como divertículos o cáncer de colon y recto.
Sobre todo el cáncer es el que se debe descartar en primera instancia, para ello según los antecedentes, el examen físico y la edad, se evaluarán los estudios a realizar por parte del proctólogo.